Breve y en lunes

Retomamos esta sección Breve y en lunes, con un cuento Warlpiri, de Oceanía. La lengua warlpiri es hablada por cerca de 3000 personas del grupo sociocultural Warlpiri, lengua aborigen de la zona norte de Australia.

El Gran Sueño

Dos hombres, uno joven y otro adulto, habían estado caminando en silencio durante algún tiempo. El sol se elevaba lentamente por el este y la brisa acariciaba los árboles, mientras los pájaros cantaban en sus ramas.

Eran momentos de gran felicidad para el joven. Le reconfortaba sentir el sol en la espalda y la brisa en el rostro. Le encantaba estar con aquel cazador experimenteado de su tribu, que le enseñaba a seguir las huellas de los animales, distinguir entre las diferentes plantas, y , en general, a descubrir los secretos del bosque.

El hombre adulto no dejaba de mover las manos, enseñándole las diferentes cosas. Algunas veces se detenía y se agachaba para examinar la tierra junto a un nido de abejas, otras para excavar dentro de una cueva de iguanas. Y cada vez que hacía algo de esto, le indicaba al joven que debía recordarlo para hacerlo por sí mismo más adelante.

Para el muchacho se trataba de una aventura fascinante.

Mientras caminaban, el joven pensó en voz alta:

  • Es como si estuviera viviendo un sueño.
  • ¿Un sueño?- le preguntó el adulto-. Sí, podríamos decir que sí. Todo lo que aprendemos aquí viene del tiempo que llamamos el Gran Sueño.

Tras pronunciar estas palabras, el adulto se sentó debajo de un gran alcornoque.

Reflexionó durante algunos minutos, y de pronto empezó a hablar:

  • El Gran Sueño- dijo. Dio un gran suspiro, y luego continuó-: Hace mucho de aquello, quizá más de cincuenta mil años. Pertenece al tiempo en que fue creado el mundo. Verás, mucho antes de aquello, la Tierra era plana y estaba muerta. No había montañas, ni luz, ni vida. No había nada. Todo estaba oscuro, silencioso e inmovil. No había viento, nada se movía.

“Pero, de repente, el mundo se abrió con gran estrépito y de sus entrañas salieron unos seres gigantescos que se pusieron a deambular por todas partes. Mientras viajaban, esas gentes del gran sueño hacían lo mismo que los hombre de ahora: acampaban en chozas, cavaban en busca de agua, cazaban y adoraban a sus dioses.

El hombre interrumpió su relato por unos segundos y los ojos deslumbrados de su joven compañero le incitaron a continuarlo:

  • Mientras se movían por la Tierra, aquellos seres crearon todas las criaturas que hoy la pueblan. También crearon las montañas, los ríos y los mares. Ellos hicieron todas las cosas.

“También hicieron las normas: las normas de conducta y de supervivencia. Como era durante el Gran Sueño, así es hoy.

“Pero, misteriosamente, un día, el Gran Sueño acabó. No conozco el motivo, pero ocurrió así. Los creadores habían terminado su trabajo y decidieron construir sus casas en el cielo.

“En la Tierra, todos los lugares donde ellos estuvieron son recordados por la presencia de alguna montaña, valle o ríos que fueron marcados por su paso.

“Hay muchas historias sobre estas cosas, muchacho, quizá luego te cuente alguna otra.

Y el adulto siguió caminando, mientras el joven lo seguía.

El libro de los cuentos del mundo. Historias y leyendas mágicas que se cuentan todas las noches en los cinco continentes. Recopilación de Guillermo López. Integral

Información en Wikipedia sobre los warlpiri.

Información en Ancient Origins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *