Encuentros de Leer juntos 2017. 1

Durante el curso 2016-2017 se celebraron tres encuentros de Leer juntos: Teruel, Alpartir (Zaragoza) y Biescas (Huesca). Quedaba pendiente publicar documentos que se presentaron en estas sesiones. Comenzamos hoy esta tarea con el artículo que ha enviado Carlos Grassa Toro que compartió con las personas que asistieron a Alpartir el pasado 14 de mayo.

Grassa Toro vive en La Cala, casa de creación e investigación artística, en Chodes (Zaragoza).

La Cala es: Un lugar en el mundo, un espacio físico construido desde el interior de la tierra hacia el cielo. Todos sabemos qué es una casa. Está abierta:  A la gente, a las ideas, a los hechos: crear, descubrir, investigar, mirar, contemplar, interpretar, pensar.
Todos sabemos qué significa abierta.

Una parte de su discurso la relacionó con su proceso vital de encuentro con lo literario, a partir de la necesidad de buscar, de encontrar algo diferente a lo que pasaba en su vida. Planteó que no somos un único lector ya que hay diferentes etapas en nuestra vida que condicionan nuesta posición como lectores. Siguienod este argumento él habló de sí mismo y contó cómo el primer lector fue el que leía en soledad en los años 60, el que se asombra con Dumas o  se interesa por las novelas que descubre en la televisión. El segundo lector, el que lee para entender la realidad,  aparece cuando pasa a recibir y compartir las experiencias lectoras de profesores de lengua, de la pandilla. Es el momento en el que se interesa por los autores -Kafka, Cortázar, Neruda, Carpentier, etc- y el tiempo en el que entra la poesía a su experiencia literaria -Lorca, Machado, Hernández-, además de los pensadores y los científicos – Sartre, Camus, Beauvoir… Aproximadamente en 1975 decide que va a ser escritor. El tercer lector es el que se interesa por el mundo de los libros, lee lo que rodea al libro, pero no lee libros. Aparece entonces la obsesión por crear una biblioteca, por editar. Carlos habló del momento de releer, de ese tiempo en el que volver a leer un libro puede ser la experiencia de leernos, de encontrarnos con los que éramos cuando lo leímos por primera vez, y de la relación que establece entre la lectura, los libros y la amistad.

De esto trata el documento que se puede leer en este pdf, en este artículo que Carlos ha titulado Lectores

Somos lectoras, lectores, si no, no estaríamos aquí.
¿Cómo somos las lectoras, los lectores?
La figura del lector, casi el personaje del lector, aparece en la última parte de la historia de la literatura. La literatura era cosa de escritores, no de lectores.

Un día, la lectura se volvió pública, ocupó escenarios públicos: la escuela, la academia, los medios de comunicación, las redes sociales. Millones de personas quedaron, quedamos, expuestas ante los demás en nuestra condición de lectores: los niños delante de sus compañeros y profesores; los profesores delante de sus colegas y alumnos; los críticos, los estudiosos, los periodistas delante de sus colegas y de sus lectores; y cualquier ser humano delante de cualquier otro ser humano al que se le hace partícipe mediante un tuit, una entrada en Facebook, o una imagen en instagram, de qué está leyendo, cómo, por qué, etc.
Leíamos a solas. Ahora leemos juntos, leemos más juntos de lo que muchas veces imaginamos.

De Lectores. Grassa Toro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *