Breve y en lunes

Siruela publicó en 1997, Cuentos populares gitanos, con la edición de Diane Tong. Estos relatos se han recogido a partir de las aportaciones de gitanos de distintos lugares del mundo. Algunos de estos relatos están emparentados con la tradición oral de otras culturas, es lo que ocurre con La boda del ratón, en este caso originario del Subcontinente indio que en la tradición china lo podemos encontrar con el título de El mejor novio del mundo.

LA BODA DEL RATÓN

Esta historia trata sobre un mago y la boda de un ratón. Un mago gitano vivía en las inmediaciones de un gran río. Un día estaba lavándose la cara y bañándose en el río cuando el ratón cayó del pico de un ave y aterrizó justo delante de sus narices. No podía creerlo; volvió a lavarese la cara, pero el ratón seguía allí. Cogió al ratón y, con la ayuda del río mágico, lo convirtió en una niña pequeña y la llevó a su casa, donde estaba su mujer. El mago gitano y su esposa no tenían hijos, así que cuando la mujer vio a la niña exclamó:

– ¡ La cuidaré y la criaré como es debido!

Paso el tiempo. Cuando la niña cumplió doce años, el mago le dijo:

– Es hora de que te cases. Nos gustaría que te casaras con el dios Sol -e hizo magia de nuevo en el río, invocando al dios Sol-. Hija, ¿te parece adecuado el dios Sol para casarte? -preguntó el mago.

– No, no me gusta. Está demasiado caliente y sus rayos me quemarán -respondió la hija.

Entonces el mago preguntó:

– ¿Acaso hay alguien más fuerte y poderoso que el dios Sol para casarse con mi hija?

Y el dios Sol contestó:

-Sí, la nube es más poderosa porque puede ocultarme.

Así que el mago invocó a la nube y le dijo:

-¿Quieres casarte con mi hija?

La nube respondió:

-Sí, pero pregúntale a ella.

-HIja mía, ¿te gustaría casarte con la nube?

-No, no me gustaría porque es demasiado oscura y lo cubre todo y hace que el mundo parezca sucio y tenebroso- respondió la hija.

-¿Acaso hay alguien más poderoso que la nube para casarse con mi hija?

Y la nube dijo:

-Sí, el viento es más poderoso que yo.

-¿Y por qué?

-Porque, cuando el viento sopla, no tengo estabilidad.

Así que el mago invocó al viento.

-Hija, ¿quieres casarte con el viento?

Y la hija respondió:

-No, porque es demasiado cambiante y demasiado frío. No quiero casarme con el viento.

Y el gitano preguntó otra vez:

-¿Acaso hay alguien más poderoso que tú?

-Desde luego que sí, la montaña.

-¿Y por qué?

-Porque yo no puedo mover la montaña.

Entonces el mago invocó a la montaña y le preguntó si quería casarse con su hija.

– Sí, pero pregúntale a ella.

-¿Quieres casarte con la montaña?

-No, es demasiado dura.

Y entonces el gitano preguntó a la montaña:

-¿Hay alguien más fuerte y más poderoso que tú?

Y la montaña contestó:

-Sí, un ratón.

-¿Y cómo es eso?

-Pues porque un ratón me agujerea y hace que me desmorone.

El mago hizo que apareciera un ratón.

-Hija mía, ¿quieres casarte con el ratón?

Y la hija contestó:

-Sí, pero tendrás que convertirme de nuevo en lo que era.

Así que el gitano volvió a convertirla en ratón, y los dos ratones se casaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *