25 años de Leer juntos en Ballobar. 6

24 de junio de 2018

Segunda jornada de celebración y reflexión del XXVº aniversario de Leer juntos

El domingo 24 Ballobar reunió a 28 personas. Esta segunda jornada de Leer juntos estuvo coordinada por Luis Moreno Caballud, profesor de la Universidad de Pensilvania (EEUU), autor del libro Culturas de cualquiera. Estudios sobre democratización cultural en la crisis del neoliberalismo, publicado por Acuarela & Antonio Machado, conocedor de primera mano de Leer juntos, por ser uno de los “hijos” del programa desde que comenzó en 1993.

                                                                          

Reseña del libro en Teknokultura. Revista de la Universidad Complutense de Madrid.

En la primera parte de la mañana que transcurrió en el Salón del Ayuntamiento, se proyectó un resumen fotográfico de la jornada del día 2 y posteriormente se visionaron los documentales Los lectores, del CPEPA Isabel de Segura de Teruel y 10 años del Plan lector de La Puebla de Alfindén.

10 años del Plan lector municipal de La Puebla de Alfindén

Estos documentos sirvieron de introducción para reflexionar sobre el papel que los grupos de lectura y todo lo que se genera a partir de la lectura y de las tertulias, lo que ofrecen al crecimiento personal, cultural y social de las comunidades, escuelas, bibliotecas, barrios, pueblos… Ya en la Biblioteca “Pascual Berniz”, Luis Moreno planteó la necesidad de reconocer la aportación cultural de Leer juntos o de otros colectivos, como algo de suma importancia porque van más allá del planteamiento que desde las instituciones denominadas culturales, los medios de comunicación o los organismos que controlan la economía, se quiere imponer como normativo.

En esta sesión se habló del valor que tienen las acciones que se realizan sin motivaciones de lucro económico, como suelen ser las de los grupos de lectura de los que se vieron o plantearon ejemplos, y que, en el caso de Leer juntos, se mantienen en el tiempo. También se destacó la importancia de las acciones que se realizan en colaboración y cooperación, de las que se benefician diferentes colectivos. En este caso el planteamiento de Leer juntos: escuela, familias, bibliotecas, es ejemplo de esa cooperación.

Otros temas objeto de debate en esta sesión fueron los de la constatación de la participación mayoritaria de mujeres en estos colectivos y las dificultades para la implicación de la población masculina; la importancia de que los centros educativos tengan sus puertas abiertas a la participación real de las familias; la necesidad de que el profesorado se implique en los grupos de lectura; las acciones que se deberían llevar a cabo para que familias jóvenes formaran parte de Leer juntos y de otros proyectos de los centros escolares y de las bibliotecas; el papel de las administraciones culturales y educativas que podrían favorecer con programas institucionales, formación y recursos económicos,  las actividades de los grupos y de las bibliotecas escolares y públicas; la necesidad de seguir difundiendo los beneficios de la lectura y la literatura compartida; la importancia de favorecer la cultura en el medio rural; el papel de las personas que coordinan los grupos y su papel en la selección de lecturas; el criterio de calidad literaria…

La sesión terminó viendo un documental que, sin hacer alusión a grupos de lectura, tenía relación por el planteamiento colaborativo y por dar visibilidad a acciones colectivas y a mantener viva la memoria.

Muchos planteamientos sobre la mesa y una propuesta del coordinador de la sesión, Luis Moreno, que coincidía con la que Gonzalo Moure había planteado en la jornada del día 2: pasar de la lectura a la escritura. Seguir leyendo, seguir debatiendo en la tertulia, seguir organizando actividades conjuntas en los centros educativos, en las bibliotecas, pero también escribir, contar, en papel o en digital, para que se fije la vida, la historia, las emociones, las sensaciones, la cultura compartida de Leer juntos.

En los dos días de reflexión y celebración se ha disfrutado de almuerzos y comidas estupendas, con las tartas de “cumpleaños” de rigor y los regalos en forma de postres literarios, rosas o poesías, que han favorecido la convivencia entre las personas asistentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *