Para que leas… 30 de enero

En un nuevo Día escolar de la no violencia y de la paz, proponemos la lectura de dos libros, La guerra de Catherine, obra ganadora del Premio al mejor cómic juvenil del Festival de Angoulême 2018 (https://archives.bdangouleme.com/1234,1234,palmares-officiel-2018), y Un saco de canicas, con el visionado de la película, basada en este libro, Una bolsa de canicas. Estas obras tienen elementos comunes: estar basadas en hechos reales, los jóvenes protagonistas de origen judío, la Segunda guerra mundial en Francia, el paso por las escuelas o internados que se crearon durante esa época para acogerlos, el esfuerzo por sobrevivir en la peripecia del viaje…

La guerra de Catherine / La guerre de Catherine, está escrita por Julia Billet e ilustrada por Claire Fauvel. En la edición francesa la ha publicado Rue de Sèvres y en castellano, la editorial Astronave.

La historia transcurre durante la Segunda guerra mundial, en una de las escuelas que se crearon en Francia para acoger a niños y niñas durante este difícil periodo bélico, la Casa de Sèvres, y está basada en hechos y personas reales. En estos centros de acogida vivieron niños y niñas judíos que tuvieron que cambiar su identidad para salvar la vida. Ese es el caso de Rachel, la protagonista, quien pasará a llamarse Catherine Colin (pg. 36). En la sinopsis del libro que hace la editorial se puede leer:
«Los padres de Rachel la dejan en la Maison de Sèvres, una escuela cerca de París en la que se refugian niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Allí descubrirá su pasión por la fotografía.
Con la ocupación de París, la escuela tampoco es un lugar seguro, así que Rachel deberá cambiar de nombre y huir. Ayudada por una red de la resistencia, recorrerá Francia yendo de un sitio a otro, siempre con su cámara de fotos.
Rachel creará su reportaje de la guerra retratando la resistencia, esos héroes anónimos que arriesgan sus vidas para salvar las de los demás y gracias a los cuales Rachel podrá ser, al fin, una mujer libre. «

En las citas que van apareciendo a pie de página y al terminar la historia ilustrada se encuentran las referencias a los hechos reales, a partir de los cuales se ha compuesto: «Gaviota y Pingüino existieron sin lugar a duda; ellos fueron los pioneros de una pedagogía, todavía hoy revolucionaria, en la casa de Sèvres.» «Mi madre fue una de esas niñas escondidas que ellos salvaron, con la ayuda de la red de la OSE». «Esta historia se inspira, pues, en hechos reales, en presonajes que existieron y a quien es de justicia rendir homenaje».

Una historia bien contada, por sus textos, sus imágenes, las referencias de los colores, la tipografía… La lectura del texto y de la imagen requieren del esfuerzo de quien lee, y eso también la hace interesante.

La autora, aún partiendo de los recuerdos de su madre, reconoce que se «ha tomado mucha libertad para reinterpretar la realidad». Y termina con estas palabras:

«Una ficción que sirve para recordar que, aún cuando los lobos le aúllan a la muerte, las mujeres y los hombres se mantienen fieles a la humanidad».

El libro: Un saco de canicas. Joseph Joffo. Debolsillo

» El peluquero Joffo, un honrado judío establecido en el París ocupado por los nazis, decide dispersar a su familia para evitar el cruel y posible destino que les espera. Sus hijos, Joseph (el autor de esta obra) y Maurice tienen, a sus diez y doce años, que sobrevivir solos en un universo desquiciado, en el que la barbarie, la amistad, la picaresca y, sobre todo, el miedo, imponen una sola ley: la supervivencia. » (https://www.megustaleer.com/libros/un-saco-de-canicas/MES-007356.  Los protagonistas deben recorrer Francia de norte a sur, intentando salvar la vida, intentando reencontrarse con el resto de la familia.

La película: Una bolsa de canicas / Un sac de billes.
Christian Duguay (https://www.filmaffinity.com/es/film681417.html)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *