Archivos de la categoría Breve y en lunes

Breve y en lunes. Día de las Escritoras

Dos textos, uno de Rosalía de Castro, otro de Carmen de Burgos, recogidos en el portal “Día de las Escritoras” que se leerán esta tarde del 15 de octubre en la Biblioteca Nacional de España. (BEA)

“Las mujeres ponen en relieve hasta el más escondido de tus defectos y los hombres no cesan de decirte que una mujer de talento es una
verdadera calamidad, que vale más casarse con la burra de Balaam y que
sólo una tonta puede hacer la felicidad de un mortal varón.

[…] los hombres miran a las literatas peor que mirarían al diablo […]
únicamente alguno de verdadero talento pudiera, estimándote en lo que
vales, despreciar necias y aun erradas preocupaciones; pero… ¡ay de ti entonces!, ya nada de cuanto escribes es tuyo, se acabó tu numen, tu
marido es el que escribe y tú la que firmas.

[…] ¿cómo creer que ella pueda escribir tales cosas? Una mujer a la que
ven todos los días, a quien conocen desde niña, a quien han oído hablar, y
no andaluz, sino lisa y llanamente como cualquiera. ¿Puede discurrir y
escribir cosas que a ellos no se les han pasado nunca por las mentes, y eso
que han estudiado y saben filosofía, leyes, retórica y poética, etc.?
Imposible, no puede creerse a no ser que viniese Dios a decirlo. ¡Si
siquiera hubiera nacido en Francia o en Madrid! ¿Pero aquí mismo?…
¡Oh!… “

Rosalía de Castro, Las literatas (fragmento)

Rosalía de Castro (1837-1885)

 

“No soy ambiciosa ni me importa el juicio ajeno. La calumnia se estrella a
mis pies lamiéndolos mansamente como el agua del mar a las rocas
inquebrantables.

Detesto la hipocresía y como soy independiente, libre y no quiero que me
amen por cualidades que no poseo, digo siempre todo lo que siento y que se
me antoja. Así los que me quieren, me quieren de veras. Los que me
detractan por la espalda, se quitan el sombrero delante de mi. Jamás pensé
en el medro personal a costa de mi libertad o de abjurar de mis
convicciones.

Hechos de mi vida? Ninguno notable. Me crié en un lindo valle andaluz,
oculto en las últimas estribaciones de la cordillera de Sierra Nevada a la
orilla del mar frente a la costa africana. En esa tierra, mora, en mi
inolvidable Rodalquilar, se formó libremente mi espíritu y se desarrolló mi
cuerpo. Nadie me habló de Dios ni de Leyes y yo me hice mis leyes y me
pasé sin Dios.

Allí sentí la adoración al panteísmo, el ansia ruda de los afectos nobles, la
repugnancia a la mentira y los convencionalismos…
(…)

Hoy solo creo en el arte y acepto el amor como bella mentira, una forma
más perfecta de la amistad.”

Carmen de Burgos, Autobiografía (fragmento)

Carmen de Burgos (1867-1932)

Sigue leyendo Breve y en lunes. Día de las Escritoras

Breve y en lunes

Aunque hoy es martes, vamos a comenzar la publicación de los relatos cortos de la sección “Breve y en lunes”. Lo hacemos con un cuento de origen noruego La oveja, la raposa y el lobo, en el que se descubre que no siempre el más fuerte es el que gana ya que la astucia -de las hembras protagonistas del cuento- suele dar mejores resultados.

La oveja, la raposa y el lobo

Una oveja se escapó del rebaño. Una raposa que corría en dirección contraria, se detuvo y le preguntó:

  • ¿Adónde te lleva el Señor, comadre?
  • ¡Ay, comadre! Vivía en el rebaño de un labriego, pero la vida se me hizo allí insoportable: me echaban la culpa de todas las barrabasadas que hacía el borrego. Por eso dicidí huir hasta donde mis patas me llevasen- explicó la oveja.

Sigue leyendo Breve y en lunes

Breve y en lunes

El cuento de hoy procede de África, de los Boso o Bozo que en lengua Bambara significa “casa de bambú”. Son un pueblo Mandinga, se dedican a la pesca y se les conoce como los señores del río.  Sus gentes se distribuyen en distintas zonas de Mali, Nigeria y Burkina Fasso.

El pájaro inquieto

Recién creado el mundo, todas las aves eran blancas.

Con el tiempo, se fueron cansando de ser todas del mismo color y rogaron al gran dios Mulungu que les diera colores brillantes como los de las flores.

Mulungu accedió a ayudarlas.

Todas las aves formaron en semicírculos frente a Mulungu, que se sentaba en su silla de jefe, rodeado de cacharros con pinturas de distintos colores, dispuesto a cumplir la promesa que les había hecho.

Los pájaros debían esperar turno pacientemente.

Cuando Mulungu los iba llamando, se subían a sus rodillas y él escogía los colores, los pintaba y los dejaba marchar.

Sin embargo, había un pájaro llamado Mada, que tenía fama de ser inquieto e impaciente y estaba todo el tiempo corriendo de un lado al otro y haciendo el mayor ruido posible para llamar la atención de los presentes.

Ahora quería los colores más vistosos y no estaba dispuesto a esperar turno, sino que volaba una y otra vez acercándose a Mulungu y gritando:

  • ¡Píntame a mí!¡Píntame a mí!
  • Ten paciencia, Manda –le contestaba Mulungu, una y otra vez.

Y el gran dios seguía pacientemente pintando a los que estaban por delante de Manda en la cola.

Al tejedor le pintó el cuerpo de negro y las alas de rojo; al turaco, de azul, verde y morado. Pero Manda no podía quedarse tranquilo y seguía incordiando par que lo atendieran antes que a los otros.

Para quitárselo de encima, Mulungu dejó de pintar a un ave zancuda que tenía en las rodillas y llamó a Manda.

  • Está bien –le dijo-. Ven aquí y tendrás lo que quieres.

El ave zancuda se alejó a medio pintar, y por eso la cogoñuela tiene las patas rojas y las alas negras, pero el resto de su cuerpo sigue siendo blanco.

Manda saltó a las rodillas de Mulungu dándose importancia frente a los otros pájaros, y el dios, con gran rapidez, lo embadurnó de marrón y de gris y lo despidió sin más palabras.

Por esta razón, Manda es el ave menos vistosa, pero sigue siendo tan ruidosa y alborotadora como siempre, y aún se la puede oír llamando a Mulungu con el grito de: “¡Píntame a mí! ¡Píntame a mí!”.

En El libro de los Cuentos del Mundo. Historias y leyendas mágicas que se cuentan todas las noches en los cinco continentes. Recopilación de Guillermo López. Integral

Este cuento también está publicado en la Editorial Everest

Para saber más de los Bonzo:

http://www.ikuska.com/Africa/Etnologia/Pueblos/bozo/index.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_bozo

Breve y en martes

Esta leyenda francesa,  ocurre en una de las ciudades fortificadas más importantes de la región Cátara. Gracias a Francisco Martín, gran recopilador de cuentos para su grupo de lectura, por compartirla.

LA ASTUTA VIEJA DE CARCASONA

Hace mucho tiempo, la ciudad francesa de Carcasona sufrió un durísimo asedio y sus habitantes no tenían nada que comer. El hambre y las enfermedades acabaron matando a mucha gente, y las pocas personas que quedaban con vida comenzaban a desesperar. El alcalde de la ciudad reunió entonces en la plaza Mayor a todos los vecinos y les habló así:

-Amigos, nuestras provisiones se han agotado. No nos queda más solución que rendirnos.

-¡No! -exclamó una anciana-. Yo tengo un plan. Si haces lo que voy a decirte, la ciudad se salvará.

El alcalde se quedó muy sorprendido por la seguridad con la que se expresaba aquella mujer y decidió que valía la pena escuchar sus propuestas.

-Traedme una vaca – pidió la vieja.

Sigue leyendo Breve y en martes

Breve y en miércoles

Estamos de oferta en Breve y en lunes, porque es miércoles. Y porque estamos camino del Día de libro. El primero, la Breve antología de la Literatura universal, que Faroni relata en la obra de Luis Landero Juegos de la edad tardía, publicada en 1989 por Tusquets y que recibió el Premio de la Crítica y el Nacional de Narrativa. El segundo está escrito por el argentino Marco Denevi en su libro de relatos Falsificaciones, tiene como referente a Dulcinea del Toboso, y por lo tanto, como telón de fondo, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, escrita por Miguel de Cervantes, protagonistas del Día del libro.

Se puede jugar a descubrir las obras a las que alude Faroni en esta

BREVE ANTOLOGÍA DE LA LITERATURA UNIVERSAL

Canta, oh diosa, no sólo la cólera de Aquiles sino cómo al principio creó Dios los cielos y la tierra y cómo luego, durante más de mil noches, alguien contó la historia abreviada del hombre, y así supimos que a mitad del andar de la vida uno despertó una mañana convertido en un enorme insecto, otro probó una magdalena y recuperó de golpe el paraíso de la infancia, otro dudó ante la calavera, otro se proclamó melibeo, otro lloró las prendas mal halladas, otro quedó ciego tras las nupcias, otro soñó despierto y otro nació y murió en un lugar de cuyo nombre no me acuerdo. Y canta, oh diosa, con tu canto general, a la ballena blanca, a la noche oscura, al arpa en el rincón, a los cráneos privilegiados, al olmo seco, a la dulce Rita de los Andes, a las ilusiones perdidas, y al verde viento y las sirenas y a mí mismo.

(Si quedan dudas, en este espacio web las desvelan todas: https://letralia.com/287/ensayo03.htm)

Sobre Luis Landero en Wikipedia

EPIDEMIAS DE DULCINEAS EN EL TOBOSO
El peligro está en que, más tarde o más temprano, la noticia llegue al Toboso. Llegará convertida en la fantástica historia de un joven apuesto y rico que, perdidamente enamorado de una dama tobosina, ha tenido la ocurrencia (para algunos, la locura) de hacerse caballero andante. Las versiones, orales y disímiles, dirán que don Quijote se ha prendado de la dama sin haberla visto sino una sola vez y desde lejos. Y que, ignorando cómo se llama, le ha dado el nombre de Dulcinea. También dirán que en cualquier momento  vendrá al Toboso a pedir la mano de Dulcinea. Entonces las mujeres del Toboso adoptan un aire lánguido, ademanes de princesa, expresiones soñadoras, posturas hieráticas. Se les da por leer poemas de un romanticismo exacerbado. Si llaman a la puerta sufren un soponcio. Andan todo el santo día vestidas de lo mejor. Bordan ajuares infinitos. Algunas aprenden a cantar o a tocar el piano. Y todas, hasta las más feas, se miran en el espejo y hacen caras. No quieren casarse. Rechazan ventajosas propuestas de matrimonio. Frunciendo la boca y mirando lejos, le dicen al candidato: “Disculpe, estoy comprometida con otro”.

Si sus padres les preguntan a qué se debe esa actitud, responden: “No pretenderán que me case con un cualquiera”. Y añaden: “Felizmente no todos los hombres son iguales”. Cuando alguien narra en su presencia la última aventura de don Quijote, tienen crisis histéricas de hilaridad o de llanto. Ese día no comen y esa noche no duermen. Pero el tiempo pasa, don Quijote no aparece y las mujeres del Toboso han empezado a envejecer. Sin embargo siguen bordando ajuares y mirándose en el espejo. Han llegado al extremo de leer el libro de Cervantes y juzgarlo un libelo difamatorio.

 

Marco Denevi en Wikipedia

Breve y en lunes

Siruela publicó en 1997, Cuentos populares gitanos, con la edición de Diane Tong. Estos relatos se han recogido a partir de las aportaciones de gitanos de distintos lugares del mundo. Algunos de estos relatos están emparentados con la tradición oral de otras culturas, es lo que ocurre con La boda del ratón, en este caso originario del Subcontinente indio que en la tradición china lo podemos encontrar con el título de El mejor novio del mundo.

LA BODA DEL RATÓN

Esta historia trata sobre un mago y la boda de un ratón. Un mago gitano vivía en las inmediaciones de un gran río. Un día estaba lavándose la cara y bañándose en el río cuando el ratón cayó del pico de un ave y aterrizó justo delante de sus narices. No podía creerlo; volvió a lavarese la cara, pero el ratón seguía allí. Cogió al ratón y, con la ayuda del río mágico, lo convirtió en una niña pequeña y la llevó a su casa, donde estaba su mujer. El mago gitano y su esposa no tenían hijos, así que cuando la mujer vio a la niña exclamó:

– ¡ La cuidaré y la criaré como es debido!

Paso el tiempo. Cuando la niña cumplió doce años, el mago le dijo:

– Es hora de que te cases. Nos gustaría que te casaras con el dios Sol -e hizo magia de nuevo en el río, invocando al dios Sol-. Hija, ¿te parece adecuado el dios Sol para casarte? -preguntó el mago.

– No, no me gusta. Está demasiado caliente y sus rayos me quemarán -respondió la hija.

Entonces el mago preguntó:

Sigue leyendo Breve y en lunes

Breve y en lunes

Sobre la edición de Calila e Dimna, en la que aparece este breve cuento: “El escritor y académico José María Merino ha realizado la primera versión completa en el español actual a partir de la traducción que ordenó hacer Alfonso X el Sabio, hace casi ochocientos años.”

EL VIEJO, SU MUJER Y EL LADRÓN

Era un mercader rico, pero muy viejo, que tenía una mujer joven y hermosísima, a la que él mucho amaba. Una noche entró un ladrón en casa del mercader, y su mujer, que estaba despierta, tuvo tanto miedo, que se metió en la cama de su esposo y le abrazó tan reciamente, que lo despertó. Entonces él vio al ladrón y le dijo: “Toma cuanto pudieres llevar y vete sin miedo, porque me has dado la dicha de que mi mujer me abrace”.

En Calila e Dimna, Edición de José María Merino. Páginas de Espuma

Mi relación con Calila e Dimna. Artículo de José María Merino en  https://www.zendalibros.com/mi-relacion-con-calila-y-dimna/