Archivos de la categoría Breve y en lunes

Breve y en martes

Esta leyenda francesa,  ocurre en una de las ciudades fortificadas más importantes de la región Cátara. Gracias a Francisco Martín, gran recopilador de cuentos para su grupo de lectura, por compartirla.

LA ASTUTA VIEJA DE CARCASONA

Hace mucho tiempo, la ciudad francesa de Carcasona sufrió un durísimo asedio y sus habitantes no tenían nada que comer. El hambre y las enfermedades acabaron matando a mucha gente, y las pocas personas que quedaban con vida comenzaban a desesperar. El alcalde de la ciudad reunió entonces en la plaza Mayor a todos los vecinos y les habló así:

-Amigos, nuestras provisiones se han agotado. No nos queda más solución que rendirnos.

-¡No! -exclamó una anciana-. Yo tengo un plan. Si haces lo que voy a decirte, la ciudad se salvará.

El alcalde se quedó muy sorprendido por la seguridad con la que se expresaba aquella mujer y decidió que valía la pena escuchar sus propuestas.

-Traedme una vaca – pidió la vieja.

Sigue leyendo Breve y en martes

Breve y en miércoles

Estamos de oferta en Breve y en lunes, porque es miércoles. Y porque estamos camino del Día de libro. El primero, la Breve antología de la Literatura universal, que Faroni relata en la obra de Luis Landero Juegos de la edad tardía, publicada en 1989 por Tusquets y que recibió el Premio de la Crítica y el Nacional de Narrativa. El segundo está escrito por el argentino Marco Denevi en su libro de relatos Falsificaciones, tiene como referente a Dulcinea del Toboso, y por lo tanto, como telón de fondo, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, escrita por Miguel de Cervantes, protagonistas del Día del libro.

Se puede jugar a descubrir las obras a las que alude Faroni en esta

BREVE ANTOLOGÍA DE LA LITERATURA UNIVERSAL

Canta, oh diosa, no sólo la cólera de Aquiles sino cómo al principio creó Dios los cielos y la tierra y cómo luego, durante más de mil noches, alguien contó la historia abreviada del hombre, y así supimos que a mitad del andar de la vida uno despertó una mañana convertido en un enorme insecto, otro probó una magdalena y recuperó de golpe el paraíso de la infancia, otro dudó ante la calavera, otro se proclamó melibeo, otro lloró las prendas mal halladas, otro quedó ciego tras las nupcias, otro soñó despierto y otro nació y murió en un lugar de cuyo nombre no me acuerdo. Y canta, oh diosa, con tu canto general, a la ballena blanca, a la noche oscura, al arpa en el rincón, a los cráneos privilegiados, al olmo seco, a la dulce Rita de los Andes, a las ilusiones perdidas, y al verde viento y las sirenas y a mí mismo.

(Si quedan dudas, en este espacio web las desvelan todas: https://letralia.com/287/ensayo03.htm)

Sobre Luis Landero en Wikipedia

EPIDEMIAS DE DULCINEAS EN EL TOBOSO
El peligro está en que, más tarde o más temprano, la noticia llegue al Toboso. Llegará convertida en la fantástica historia de un joven apuesto y rico que, perdidamente enamorado de una dama tobosina, ha tenido la ocurrencia (para algunos, la locura) de hacerse caballero andante. Las versiones, orales y disímiles, dirán que don Quijote se ha prendado de la dama sin haberla visto sino una sola vez y desde lejos. Y que, ignorando cómo se llama, le ha dado el nombre de Dulcinea. También dirán que en cualquier momento  vendrá al Toboso a pedir la mano de Dulcinea. Entonces las mujeres del Toboso adoptan un aire lánguido, ademanes de princesa, expresiones soñadoras, posturas hieráticas. Se les da por leer poemas de un romanticismo exacerbado. Si llaman a la puerta sufren un soponcio. Andan todo el santo día vestidas de lo mejor. Bordan ajuares infinitos. Algunas aprenden a cantar o a tocar el piano. Y todas, hasta las más feas, se miran en el espejo y hacen caras. No quieren casarse. Rechazan ventajosas propuestas de matrimonio. Frunciendo la boca y mirando lejos, le dicen al candidato: “Disculpe, estoy comprometida con otro”.

Si sus padres les preguntan a qué se debe esa actitud, responden: “No pretenderán que me case con un cualquiera”. Y añaden: “Felizmente no todos los hombres son iguales”. Cuando alguien narra en su presencia la última aventura de don Quijote, tienen crisis histéricas de hilaridad o de llanto. Ese día no comen y esa noche no duermen. Pero el tiempo pasa, don Quijote no aparece y las mujeres del Toboso han empezado a envejecer. Sin embargo siguen bordando ajuares y mirándose en el espejo. Han llegado al extremo de leer el libro de Cervantes y juzgarlo un libelo difamatorio.

 

Marco Denevi en Wikipedia

Breve y en lunes

Siruela publicó en 1997, Cuentos populares gitanos, con la edición de Diane Tong. Estos relatos se han recogido a partir de las aportaciones de gitanos de distintos lugares del mundo. Algunos de estos relatos están emparentados con la tradición oral de otras culturas, es lo que ocurre con La boda del ratón, en este caso originario del Subcontinente indio que en la tradición china lo podemos encontrar con el título de El mejor novio del mundo.

LA BODA DEL RATÓN

Esta historia trata sobre un mago y la boda de un ratón. Un mago gitano vivía en las inmediaciones de un gran río. Un día estaba lavándose la cara y bañándose en el río cuando el ratón cayó del pico de un ave y aterrizó justo delante de sus narices. No podía creerlo; volvió a lavarese la cara, pero el ratón seguía allí. Cogió al ratón y, con la ayuda del río mágico, lo convirtió en una niña pequeña y la llevó a su casa, donde estaba su mujer. El mago gitano y su esposa no tenían hijos, así que cuando la mujer vio a la niña exclamó:

– ¡ La cuidaré y la criaré como es debido!

Paso el tiempo. Cuando la niña cumplió doce años, el mago le dijo:

– Es hora de que te cases. Nos gustaría que te casaras con el dios Sol -e hizo magia de nuevo en el río, invocando al dios Sol-. Hija, ¿te parece adecuado el dios Sol para casarte? -preguntó el mago.

– No, no me gusta. Está demasiado caliente y sus rayos me quemarán -respondió la hija.

Entonces el mago preguntó:

Sigue leyendo Breve y en lunes

Breve y en lunes

Sobre la edición de Calila e Dimna, en la que aparece este breve cuento: “El escritor y académico José María Merino ha realizado la primera versión completa en el español actual a partir de la traducción que ordenó hacer Alfonso X el Sabio, hace casi ochocientos años.”

EL VIEJO, SU MUJER Y EL LADRÓN

Era un mercader rico, pero muy viejo, que tenía una mujer joven y hermosísima, a la que él mucho amaba. Una noche entró un ladrón en casa del mercader, y su mujer, que estaba despierta, tuvo tanto miedo, que se metió en la cama de su esposo y le abrazó tan reciamente, que lo despertó. Entonces él vio al ladrón y le dijo: “Toma cuanto pudieres llevar y vete sin miedo, porque me has dado la dicha de que mi mujer me abrace”.

En Calila e Dimna, Edición de José María Merino. Páginas de Espuma

Mi relación con Calila e Dimna. Artículo de José María Merino en  https://www.zendalibros.com/mi-relacion-con-calila-y-dimna/

 

Breve y en lunes

Breve y en lunes se suma a la celebración del Día de “pi”, con un texto de la tradición popular que tiene contenidos matemáticos: secuencias que se repiten, acumulación de elementos, relación de parejas … Podemos jugar a decir ” qué va después de”  o bien al revés, que fue lo último y “qué va antes de”. Se pueden contar cuántos personajes aparecen y agruparlos por categorías. Y todo lo que a cada imaginación matemática se le ocurra.

http://www.piday.es/

Hemos elegido la versión que canta Nuevo Mester de Juglaría. 

LA MOSCA Y LA MORA

Estaba la mora en su lugar,
Vino la mosca y le hizo mal.
La mosca a la mora,
Y la mora en su moralito sola.

Estaba la mosca en su lugar,
Vino la araña y le hizo mal.
La araña a la mosca,
La mosca a la mora,
Y la mora en su moralito sola.

Estaba la araña en su lugar,
Vino el ratón y le hizo mal.
El ratón a la araña,
La araña a la mosca,
La mosca a la mora,
Y la mora en su moralito sola.

Estaba el ratón en su lugar,
Vino el gato y le hizo mal.
El gato al ratón,
El ratón a la araña,
La araña a la mosca,
La mosca a la mora,
Y la mora en su moralito sola.

Estaba el gato en su lugar,
Vino el perro y le hizo mal.
El perro al gato,
El gato al ratón,
El ratón a la araña,
La araña a la mosca,
La mosca a la mora,
Y la mora en su moralito sola.

Estaba el perro en su lugar,
Vino el palo y le hizo mal.
El palo al perro,
El perro al gato,
El gato al ratón,
El ratón a la araña,
La araña a la mosca,
La mosca a la mora,
Y la mora en su moralito sola.

Sigue leyendo Breve y en lunes

Breve y en lunes

El pasado 12 de febrero se publicó en esta sección El alcaraván y la zorra, cuento relacionado con La mierlita. Hoy publicamos un relato similar que resalta el ingenio de los, aparente más débiles, para zafarse de los fuertes.

EL ZORRO CONFESOR

En cierta ocación, un zorro se pasó toda una larga noche de otoño correteando por el bosque, sin probar bocado. Al amanecer llegó a una aldea, se metió en el patio de un labriego y se dirigió al gallinero.

Se disponía a apresar a una de las gallinas, pero en eso llegó la hora de que cantara el gallo, que de pronto sacudió las alas, pataleó y lanzó al viento su sonoro quiquiriquí.

El zorro, asustado, se cayó al suelo y estuvo tres semanas con fiebre, hasta que se recuperó del accidente en el gallinero.

Un día, al gallo se le ocurrió dar un paseo por el bosque, donde hacía tiempo que lo acehaba el zorro, que se había ocultado detrás de un arbusto esperando a que pasara su víctima.

Pero el gallo, ajeno a la amenaza, vio un árbol seco, voló hasta él y se instaló a descansar en una de sus ramas.

Sigue leyendo Breve y en lunes

Breve y en lunes

Breve, ingenioso, irónico, fantástico relato de Ramón Gómez de la Serna de su libro Caprichos publicado en 1925

LA MANO

El doctor Alejo murió asesinado. Indudablemente murió estrangulado.
Nadie había entrado en la casa, indudablemente nadie, y aunque el doctor dormía con el balcón abierto, por higiene, era tan alto su piso que no era de suponer que por allí hubiese entrado el asesino.
La policía no encontraba la pista de aquel crimen, y ya iba a abandonar el asunto, cuando la esposa y la criada del muerto acudieron despavoridas a la Jefatura. Saltando de lo alto de un armario había caído sobre la mesa, las había mirado, las había visto, y después había huido por la habitación, una mano solitaria y viva como una araña. Allí la habían dejado encerrada con llave en el cuarto.
Llenos de terror, acudieron la policía y el juez. Era su deber. Trabajo les costó cazar la mano, pero la cazaron y todos le agarraron un dedo, porque era vigorosa como si en ella radicase junta toda la fuerza de un hombre fuerte.
¿Qué hacer con ella? ¿Qué luz iba a arrojar sobre el suceso? ¿Cómo sentenciarla? ¿De quién era aquella mano?
Después de una larga pausa, al juez se le ocurrió darle la pluma para que declarase por escrito. La mano entonces escribió: «Soy la mano de Ramiro Ruiz, asesinado vilmente por el doctor en el hospital y destrozado con ensañamiento en la sala de disección. He hecho justicia».

Ramón Gómez de la Serna-1928

Más información en Wikipedia

Este sitio está dedicado a Ramón Gómez de la Serna (Madrid 1888 – Buenos Aires 1963), al estudio de su vida y de su obra: http://www.ramongomezdelaserna.net/ (Actualización 2013)