Archivos de la categoría Para que leas

Breve y en lunes

Aunque hoy es martes, vamos a comenzar la publicación de los relatos cortos de la sección “Breve y en lunes”. Lo hacemos con un cuento de origen noruego La oveja, la raposa y el lobo, en el que se descubre que no siempre el más fuerte es el que gana ya que la astucia -de las hembras protagonistas del cuento- suele dar mejores resultados.

La oveja, la raposa y el lobo

Una oveja se escapó del rebaño. Una raposa que corría en dirección contraria, se detuvo y le preguntó:

  • ¿Adónde te lleva el Señor, comadre?
  • ¡Ay, comadre! Vivía en el rebaño de un labriego, pero la vida se me hizo allí insoportable: me echaban la culpa de todas las barrabasadas que hacía el borrego. Por eso dicidí huir hasta donde mis patas me llevasen- explicó la oveja.

Sigue leyendo Breve y en lunes

Para que leas…

Proponemos en esta entrega de Para que leas, un poema titulado La cometa, de Julio Alfredo Egea, de quien la prensa recogía ayer la noticia de su fallecimiento, a los 92 años. El poema se puede encontrar en la Antología de Poesía Infantil, Por caminos azules…

Y un relato de Juliana Muñoz Toro, 24 señales para descubrir a un alien.

LA COMETA

Paloma de papel sube hasta el cielo

por mis manos ansiosas manejada,

pájaro azul y blanco, en escalada,

hilo y alma te doy para tu vuelo.

Sube más, sube más que yo te velo.

Quedarás en las nubes enredada.

Piedra y árbol envidian tu alada

excursión con los pájaros del cielo.

No te rasgará el pico de una estrella

ni un ángel cortará tu hilo delgado

ni el viento borrará nunca tu huella.

De cañas y papel yo ser querría

y contigo ascender enamorado.

Por caminos azules jugaría…

En, Por caminos azules... Antología de Poesía Infantil. Jaime García Padrino y Lucía Solana. Ilustraciones de Luis Horna. Editorial Anaya. Sopa de libros

RetratoEgea                                                                          

https://www.granadahoy.com/ocio/Fallece-Julio-Alfredo-Egea-almerienses_0_1284772075.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Julio_Alfredo_Egea

24 señales para descubrir un alien, fue incluido en la lista The White RAvens 2017, de la International Youth Library, y se ha publicado en España por la Editorial Milenio en su sello Nandibú.

Las autoras son dos mujeres colombianas, Juliana Muñoz, del texto, y Elizabeth Builes, de las ilustradoras, que cuentan la historia de un niño ocupado en demostrar que su padre tiene un alien dentro y ese ser, llegado del espacio exterior, es el responsable de las cosas que hace su padre y a él no le gustan: cuando grita, se enfada, ordena, come en exceso…

Dividido en 24 capítulos, la voz en primera persona del niño, va contando las señales que ha descubierto. Pero en este camino descubrirá que no siempre la hipótesis de que su padre es de otro planeta, es cierta. Porque su padre “Se parece a mí haciendo muecas”, “A veces me defiende”, “Es el mejor conductor de ovnis” o “Me cuida de otros aliens”.

24 señales para descubrir un alien. Juliana Muñoz y Elizabeth Builes. Editorial Milenio. Nandibú. 

Para que leas…

Para que leas… comienza su andadura en el curso 2018-2019. Va a seguir la dinámica de cursos anteriores: los viernes apareceran recomendaciones para lectores diversos, para distintas lectoras.

Para que leas… comienza con un texto recogido por Carmen Bravo-Villasante –que este año hubiera cumplido 100 años– en El libro de los trabalenguas, y con un libro difícil de clasificar, ¡Eres un león! de Taeeun Yoo, publicado por Ekaré.

Trabalenguas

Esta es la llave de Roma, y toma.

En Roma hay una calle,

en la calle una casa,

en la casa un zaguán,

en el zaguán una cocina,

en la cocina una sala,

en la sala una alcoba,

en la alcoba una cama,

en la cama una dama.

Junto a la cama una mesa,

en la mesa una silla,

en la silla una jaula,

en la jaula un pajarito,

que dice:

esta es la llave de Roma, y toma.

Sigue leyendo Para que leas…

Nuevos lotes de libros

Tres nuevos lotes de libros se han incorporado a la Biblioteca del CAREI. Estan compuestos por libros cedidos por las editoriales Ekaré y Nandibú-Milenio, a las que agradecemos su colaboración.

Podrán solicitarlos para su lectura en la Biblioteca escolar de los centros educativos, en las aulas, en los grupos de Leer juntos…

Estos lotes se han repartido en tres MALETAS y se pueden solicitar al CAREI  como conjunto, todos los que van en la maleta, o bien cada ejemplar por separado.

Las maletas se expondrán en el Encuentro de Leer juntos que se celebrará en Ballobar el próximo 2 de junio.

  

http://www.ekare.com/ekare/

http://edicionesekare.blogspot.com.es/

http://www.edmilenio.com/esp/

http://www.edmilenio.com/esp/cataleg/infantil-i-juvenil.html

Breve y en lunes

El cuento de hoy procede de África, de los Boso o Bozo que en lengua Bambara significa “casa de bambú”. Son un pueblo Mandinga, se dedican a la pesca y se les conoce como los señores del río.  Sus gentes se distribuyen en distintas zonas de Mali, Nigeria y Burkina Fasso.

El pájaro inquieto

Recién creado el mundo, todas las aves eran blancas.

Con el tiempo, se fueron cansando de ser todas del mismo color y rogaron al gran dios Mulungu que les diera colores brillantes como los de las flores.

Mulungu accedió a ayudarlas.

Todas las aves formaron en semicírculos frente a Mulungu, que se sentaba en su silla de jefe, rodeado de cacharros con pinturas de distintos colores, dispuesto a cumplir la promesa que les había hecho.

Los pájaros debían esperar turno pacientemente.

Cuando Mulungu los iba llamando, se subían a sus rodillas y él escogía los colores, los pintaba y los dejaba marchar.

Sin embargo, había un pájaro llamado Mada, que tenía fama de ser inquieto e impaciente y estaba todo el tiempo corriendo de un lado al otro y haciendo el mayor ruido posible para llamar la atención de los presentes.

Ahora quería los colores más vistosos y no estaba dispuesto a esperar turno, sino que volaba una y otra vez acercándose a Mulungu y gritando:

  • ¡Píntame a mí!¡Píntame a mí!
  • Ten paciencia, Manda –le contestaba Mulungu, una y otra vez.

Y el gran dios seguía pacientemente pintando a los que estaban por delante de Manda en la cola.

Al tejedor le pintó el cuerpo de negro y las alas de rojo; al turaco, de azul, verde y morado. Pero Manda no podía quedarse tranquilo y seguía incordiando par que lo atendieran antes que a los otros.

Para quitárselo de encima, Mulungu dejó de pintar a un ave zancuda que tenía en las rodillas y llamó a Manda.

  • Está bien –le dijo-. Ven aquí y tendrás lo que quieres.

El ave zancuda se alejó a medio pintar, y por eso la cogoñuela tiene las patas rojas y las alas negras, pero el resto de su cuerpo sigue siendo blanco.

Manda saltó a las rodillas de Mulungu dándose importancia frente a los otros pájaros, y el dios, con gran rapidez, lo embadurnó de marrón y de gris y lo despidió sin más palabras.

Por esta razón, Manda es el ave menos vistosa, pero sigue siendo tan ruidosa y alborotadora como siempre, y aún se la puede oír llamando a Mulungu con el grito de: “¡Píntame a mí! ¡Píntame a mí!”.

En El libro de los Cuentos del Mundo. Historias y leyendas mágicas que se cuentan todas las noches en los cinco continentes. Recopilación de Guillermo López. Integral

Este cuento también está publicado en la Editorial Everest

Para saber más de los Bonzo:

http://www.ikuska.com/Africa/Etnologia/Pueblos/bozo/index.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_bozo