Cómo leer en voz alta

CÓMO LEER EN VOZ ALTA

 Por qué la lectura en voz alta

 La práctica sistemática en el aula de la lectura en voz alta es un medio incomparable de socialización, de comunicación y de aprendizaje del alumnado, porque a través de la palabra se hacen visibles algunos alumnos que normalmente permanecen en silencio, de esos que no intervienen libremente, se descubren capacidades que son físicas – como el tono de voz-, y otras sociales, -como las interpretativas-.

 Leyendo en voz alta, el alumno

  • Identifica emociones y sentimientos cuando los escucha, y además es capaz de aprender cómo darlos a conocer. Se aprende mediante la lectura la forma de transmitir y de interpretar lo que se escucha.
  • Recibe vocabulario y modos para expresar lo que desee cuando no estén los libros delante.
  • Comprende la posibilidad de responder con palabras a sentimientos y a conceptos.

Cómo leer en voz alta

 a)     Marcar el tiempo en el horario en que se va a practicar la lectura  o buscar el momento en que se va a hacer, definiendo que sea siempre el mismo para crear un hábito y evitar incertidumbre. Diez minutos de práctica diaria es una buena media.

b)     Hasta que el joven aprenda a hacerlo, será el maestro quien comience brevemente con la lectura ( 3 líneas, 2 minutos…) y después marcará a los alumnos qué van a leer, advirtiendo de la extensión ( un párrafo cada uno, dos minutos…) para no crear inseguridades.

c)     La práctica de la lectura debe resaltar la importancia de la lectura para que se entere quien la escuche y uno mismo.

d)     Buscar la entonación y los silencios, respetando los que aparecen escritos y los que, por necesidad o conveniencia, hace quien lee.

e)     Cuando un lector se equivoque, será el profesor o el adulto que esté en ese momento acompañando la lectura quien vuelva a leer, para corregir y ayudar.

f)      Es importante que ante las dudas o equivocaciones no se interrumpa la lectura, sino que se corrija una vez terminado, porque la impaciencia de los oyentes crea ansiedad en el lector y provoca más fallos.

 Acabar la lectura en voz alta

 Recordemos que la  lectura en voz alta es un modo de socializar al alumno, darle vocabulario, y concederle la oportunidad de aprender a través de la palabra. Por ello, se favorecerá la intervención de los chavales una vez terminada la práctica a propósito del tema del que se ha leído. Será más efectiva la lectura, y por ende, mejor el aprendizaje, cuando el profesorado interactúe con los alumnos a propósito del contenido y pueda profundizar o aclarar conocimientos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *