Hoy va de dragones y de dos autores clásicos de la Literatura Infantil: Max Velthuijs y Michael Ende

Los dos dragones protagonistas de estas historias son atípicos y entrañables.

Comenzamos con el relato rescatado por Libros del Zorro Rojo de Max Velthuijs El dragón rojo. En algunas bibliotecas se guardaba la anterior edición El gentil dragón rojo, editada por Miñón, «como oro en paño» porque es una historia aparentemente sencilla pero con mucho contenido, en clave metafórica y con toques de humor, que habla de cómo las situaciones, incluso las más complicadas, pueden tener soluciones adecuadas para todas las partes.

Imagen de la Editorial Libros del Zorro Rojo: «El dragón rojo se ha convertido en una referencia para la crítica entre los mejores libros a favor de la convivencia y el respeto.»

Max Velthuijs. Robero Sotelo. En Imaginaria (febrero 2005)

Foto de Max Velthuijs

http://www.imaginaria.com.ar/12/7/velthuijs.htm

 

Un poema

84-204-3710-7_g              38927808             9788420401027

Imágenes de «canal lector» y «El blog de Fátina«, Ilustrados por Luis Horna, y «Casa del libro«, ilustrado por Nivio López.

EL DRAGÓN Y LA MARIPOSA

En un oscuro torreón

vivía en tiempos un dragón

que Plácido se llamaba

y  todo lo destrozaba:

lleno de pinchos y malas artes

escupía fuego por todas partes.

Pero un día vino un profesor
con un libraco, y sin temor
al fiero dragón se acercó,
y de cabo a rabo lo examinó.
Midió al bicho con interés:
¡treinta metros de largo es!

Ingrato, el monstruo se tragó
El metro, y al que lo midió.
No le dolió su mala acción,
Pues bien le supo al muy glotón.

Pero el libro se le empachó
y una indigestión le dio,
y vomitó con desagrado
a sabio y libro antes tragado.

El sabio sus gafas agarró
y se marchó sin un adiós.
Mas, ¡mira!, el libro se ha dejado
A mala idea u olvidado.

El dragón se puso a leer,
¡nunca lo hubiera debido hacer!
Pues apenas el libro abrió
Su nombre escrito se encontró,
Y conoció el significado
De un nombre tan inapropiado
“PLACIDO”: manso y apacible,
dulce, tranquilo, muy sensible.

Gritó el dragón el alma en vilo.
“¡Yo no soy dulce ni tranquilo!”
Y para demostrarnos lo contrario,
Rompió en seguida su diccionario.
Y se pasó quinientos días
Haciendo mil y una fechorías.

Pero aunque trágico le pareciera,
Plácido su nombre era.
Enfermó de la tristeza,
¡le dolía la cabeza!
En la cama se metió
Y ya nunca más salió.

Sobre la hierba frondosa
danzaba una mariposa.
Se llamaba BÁRBARA, y como ves,
es dulce, bella y muy cortés.
Bailaba el vals que era un primor
Revoloteando de flor en flor.

Tan delicada y tan sensible
que cualquier ruido era insufrible.
Nunca podía dormir la siesta
con aquella autopista tan molesta,
y, corrió a buscar por eso
sosiego en un bosque espeso.

Apenas se hubo instalado
Zumbó un abejorro a su lado.
“¡Bárbaro!, dijo ella, “¡ruidoso!,
me estás estorbando el reposo”.
Zumbó el abejorro: ¡Buuu,
la única “Bárbara” eres tú!
Bárbara perdió el color:
“¡Cielos, mi nombre es un horror!”

Ya nunca más volvió a bailar,
y de puntillas se puso a andar;
pero con eso nada consiguió
pues su nombre tampoco varió.
Decidió, desesperada,
vivir sola y retirada
y en el desierto y en soledad
expiar su “barbaridad”.

Pero un día una serpiente
pasó en zig-zag por allí enfrente:

“Qué risa me da”, le contó,
“a un dragón conozco yo
que se ha metido en la cama
porque Plácido se llama.
Y ahora te encuentro a ti.
Ja, ja la vida es así.”
Guiñó un ojo insinuante
y de allí se fue reptante.

Ella conservó en su mente
lo que dijo la serpiente.
Tras doce días de reflexión,
gritó: “Hallé la solución.”

Y con ligero equipaje
emprendió su largo viaje
hasta llegar, de un tirón,
a la torre del dragón.
Blancos huesos había en la entrada
y ella llamó muy asustada.

Entró por fin al torreón
y en la cama halló al dragón
quejándose a voz en grito;
mas ella le habló bajito:
pues Bárbara me llamo yo.
¿Cambiamos ya que son nuestros
esos nombres tan mal puesto?

Al pronto, él no la entendió,
pero al rato se aclaró,
y le estrechó entusiasmado,
la mano (¡con gran cuidado!).
Y muy contentos, en suma,
cogieron papel y pluma,
y por escrito dejaron
el acuerdo que tomaron.

Se fue contenta y gozosa
Plácida la mariposa,
y Bárbaro, el fiero dragón,
la despidió con emoción.

Pero un día una serpiente
pasó en zig-zag por allí enfrente:
“Qué risa me da”, le contó,
“a un dragón conozco yo
que se ha metido en la cama
porque Plácido se llama.
Y ahora te encuentro a ti.
Ja, ja la vida es así.”
Guiñó un ojo insinuante
y de allí se fue reptante.

(Traducción de http://locosporlalectura.blogspot.com.es/2010/03/el-dragon-y-la-mariposa.html)

Foto de Michael Ende

Michael Ende. El dragón y la mariposa. Ed. Alfaguara

Fotografía de Imaginaria. Mínimo homenaje. Ana Garralón (septiembre 1999)
Para que leas… 36

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
27 ⁄ 3 =