Esté será el último artículo de «Va de bibliotecas (escolares)» del año 2016.  Esta sección comenzó con el curso (2016-2017) y ha contado con las palabras de José García, Manuel Area, Gloria Durban, Mercedes Caballud, Gemma Lluch y Juame Centelles, y con los documentos colectivos: Bibliotecas escolares, ¿entre interrogantes? CIBES 2015.

Rescatamos de la publicación Pan de lectura del Gobierno de Aragón. Sugerencias para un plan de lectura, escritura y expresión oral (2008) el artículo escrito por Mª del Carmen Agustín Lacruz«Función y misión de la biblioteca escolar (o una historia de cenicientas, patitosfeos y otros relatos con final feliz)» (Capítulo 54, pg. 176)


1. El Manifiesto UNESCO/IFLA sobre la biblioteca escolar
Las organizaciones internacionales IFLA y UNESCO difundieron conjuntamente en
el año 2000 un Manifiesto sobre la Biblioteca Escolar traducido a diferentes
lenguas, en el que propagaron que estas bibliotecas son parte integrante del
proceso educativo, pues proporcionan a los estudiantes información e ideas para
desenvolverse con éxito en la sociedad contemporánea y competencias para el
aprendizaje a lo largo de toda la vida y también contribuyen a desarrollar la
imaginación, permitiéndoles que se conduzcan en la vida como ciudadanos
responsables.

Entre las funciones que desarrolla la biblioteca escolar, IFLA y UNESCO enumeran
las siguientes:
a) respaldar y realizar los objetivos del proyecto educativo del centro escolar y del
plan de estudios;
b) inculcar y fomentar en los niños el hábito y el placer de la lectura, el
aprendizaje y la utilización de las bibliotecas a lo largo de toda su vida;
c) ofrecer oportunidades para realizar experiencias de creación y utilización de
información a fin de adquirir conocimientos, comprender, desarrollar la
imaginación y entretenerse;
d) prestar apoyo a todos los alumnos para la adquisición y aplicacion de
capacidades que permitan evaluar y utilizar la información, independientemente
de su soporte, formato o medio de difusión, teniendo en cuenta la sensibilidad a
las formas de comunicación que existan en la comunidad;
e) facilitar el acceso a los recursos y posibilidades locales, regionales, nacionales y
mundiales para que los alumnos tengan contacto con ideas, experiencias y
opiniones varias;
f) organizar actividades que estimulen la concienciación y la sensibilización en el plano cultural y social;

g) trabajar con el alumnado, el profesorado, la administración y las familias para
realizar el proyecto educativo del centro escolar; proclamar la idea de que la
libertad intelectual y el acceso a la información son fundamentales para ejercer la
ciudadanía y participar en una democracia con eficiencia y responsabilidad; y
h) fomentar la lectura y promover los recursos y servicios de la biblioteca escolar
dentro y fuera del conjunto de la comunidad escolar.
Para cumplir estas tareas, la biblioteca escolar –según IFLA y UNESCO– ha de
formular políticas y crear servicios, seleccionar y adquirir materiales, facilitar el
acceso material e intelectual a las fuentes de información adecuadas, proporcionar
recursos didácticos y emplear a personal capacitado.
Este Manifiesto alcanzó una gran repercusión y ha impulsado desde entonces el
quehacer de numerosos educadores y bibliotecarios que desarrollan un modelo
activo de biblioteca escolar entendida como mediadora del conocimiento y como
promotora de los procesos de aprendizaje de los estudiantes, futuros ciudadanos
y ciudadanas, sin distinción de origen social, económico o cultural.
Una década después, el Manifiesto mantiene su vigencia y oportunidad, pues la
realidad de nuestro país todavía queda lejos de las directrices internacionales. Por
ello, sus hermosas propuestas continúan inspirando programas de intervención,
acciones renovadoras y cambios activos de paradigma.
2. Pero, ¿a qué se ha denominado biblioteca escolar?

Para leer el artículo completo: Función y misión dela Biblioteca escolar.pdf

M.ª del Carmen Agustín Lacruz
Departamento de Ciencias de la Documentación e Historia de la Ciencia
Universidad de Zaragoza

Va de bibliotecas (escolares)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
29 − 20 =