El 20 de marzo se celebró el Día de la narración oral. En AEDA, la revista de los profesionales de la narración oral en España, lo han celebrado con las palabras de Antonio Rodríguez Almodóvar, Socio de Honor 2018, una de las personas que ha trabajado incansablemente por la recuperación de la tradición oral en nuestro país.

Antonio dice cosas como:

La cultura oral es la madre de todas las culturas.

La voz transmisora ha sido siempre expresión de la resistendia del pueblo frente a la cultura hegemónica.

La cultura oral es, a menudo, perfectamente incorrecta.

Sólo contar, sin moraleja ni moralinas, siempre una historia de la que tirar para los más diversos asuntos del libre entendimiento.

… un parlamento para reflexionar.

Antonio Rodríguez Almodóvar ha recopilado historias de tradición oral en diversas publicaciones. Toda su bibliografía está recogida en su página web y tiene un apartado especial para los cuentos:  http://www.aralmodovar.es/bibliografia/cuentos

Una de las historias publicadas en la colección de Algaida, La media lunita, es El medio pollito y el medio real.

EL MEDIO POLLITO Y EL MEDIO REAL

Dos vecinas se pusieron de acuerdo para criar pollitos. Una puso la gallina clueca y la otra los huevos. Pero de todos los huevos, sólo salió un pollito.

-¿Y ahora qué hacemos? –dijo una.
– Pues nada, nos lo partimos por la mitad –dijo la otra. Y así lo hicieron. Una cogió su medio pollito, lo asó y se lo comió, pero a la otra le dio lástima y lo echó al corral.
Escarbando, escarbando en el estercolero, el medio pollito se encontró dinero. Exactamente un medio real de plata. A esto pasó por allí el hijo del rey, y le dijo:

– Medio pollito, ¿por qué no me prestas tu medio real, que me quiero casar? Dentro de un mes, yo te lo devolveré.
– De acuerdo – contestó el medio pollito – Pero que no se te olvide.
– Descuida. El rey siempre cumple su palabra.
Pero pasó un mes y el hijo del rey no volvió. Entonces el medio pollito decidió ir al palacio a por su medio real.


Andando, andando se encontró un palomar, y la palomas le preguntaron:
– Medio pollito, ¿adónde vas?
– Al palacio del rey, a por mi medio real. Si queréis venir conmigo… -Y las palomas se fueron con él. Y andar y andar, volar y volar, dijeron las palomas:
– Medio pollito, que nos cansamos.
– Pues meteros en mi medio culito. –Y allí se metieron.
Poco más adelante, se encontró con la zorra:

– Medio pollito, ¿adónde vas?
– No me comas, no me comas, que voy al palacio del rey a por medio real. Si quieres venir conmigo… – Y la zorra se fue con él.
Al rato dijo:
– Medio pollito, que me canso.
– Pues métete en mi medio culito. – Y allí se metió.

Poco más adelante se encontró con el lobo:
– Medio pollito, medio pollito, ¿adónde vas?
–  No me comas, no me comas, que voy al palacio del rey a por mi medio real. Si quieres venir conmigo… – Y el lobo se fue con el pollito. Al rato dijo:
– Medio pollito, que me canso.
– Pues métete en mi medio culito. – Y allí se metió.

Un poco más adelante se encontró con un peñascal. Y dijo el medio pollito:
– Con tantas piedras me cansaré yo. Mejor será…
Y también se las metió donde ya sabemos. Pero no acabaron ahí las fatigas; poco después llegó a un río:
– Si me meto, me ahogo; si vuelo, me caigo al agua. Mejor será… – Y se dio media vuelta y también se sorbió todo el río por ese sitito.
Un poco más adelante se encontró con un toro:

– Medio pollito, ¿adónde vas?
– Al palacio del rey por mi medio real.
Si quieres venir conmigo… – Y el toro se fue con el medio pollito. Al rato dijo:
– Medio pollito, que me canso.
– Pues métete en mi culito. Y allí se metió.

Y así fue que llegó el medio pollito al palacio del rey. Llama a la puerta: ¡Pam, pam!
– ¿Quién es?
– Soy el medio pollito, que vengo a por mi medio real.
– ¿Y para qué lo quieres? – preguntó el rey.
– Para comprarme trigo.
– Ah, bueno, si es por eso… Yo tengo mucho trigo. ¡A ver que lo lleven al granero y que se harte!
Lo llevaron al granero, y entonces dijo el medio pollito:
– Palomas, salid. – Salieron las palomas y se comieron todo el trigo. Y el medio pollito decía: “¡Pío, pío, pío, quiero lo que es mío!” Los criados fueron a avisar al rey:

– ¡Majestad, que el medio pollito nos ha dejado sin trigo!
– ¿Es posible?¡Que lo echen al corral de los gallos de pelea!¡Ja, ja,ja! – Lo echaron al corral, y entonces el medio pollito dijo:
– ¡Zorra, sal! – Y salió la zorra y en un santiamén se comió a todos los gallos. Y el medio pollito decía: “¡Pío, pío, pío, quiero lo que es mío!” Fueron a avisar al rey:

– Majestad, que el medio pollito se ha comido a todos los gallos de pelea!
– ¿Es posible? ¡Que lo echen a la cuadra con los potros si domar! – Lo echaron a la cuadra, y entonces el medio pollito dijo:
– ¡Lobo sal! – Y salió el lobo y acabó con los potros en un momento. Y el medio pollito decía: “¡Pío, pío, pío, quiero lo que es mío!” Y los criados fueron a avisar al rey:
– ¡Majestad, que no quedan ni las pezuñas!
– ¡Pues ya me he cansado! ¡Que lo tiren al pozo!

Y lo tiraron al pozo, pero dijo el medio pollito:
– ¡Piedras del peñascal, salid por mi medio real!
Y salieron todas las piedras y taparon el pozo. Y decía el medio pollito: “¡Pío, pío, pío, quiero lo que es mío!”
– ¡Se acabaron las contemplaciones! – dijo el rey. ¡Al fuego con él!
Pero cuando lo iban a echar al fuego, dijo el medio pollito:
– ¡Rio, sal!
Y salió el río y apagó el fuego y lo inundó todo.
– «¡Pío, pío, pío, quiero lo que es mío!»
– ¡A la plaza, que le peguen cuatro tiros! – dijo el rey.
Se juntó todo el mundo en la plaza y ya le iban a pegar cuatro tiros, cuando dijo el medio pollito:
– ¡Toro sal!
Salió el toro como un vendaval, persiguió a todo el mundo y corneó a los soldados del rey. En menos que canta un gallo entero, limpió la plaza y se puso a correr detrás del rey, que gritaba:
– ¡Socorro, socorro! – Y el medio pollito:
– “¡Pío, pío, pío, quiero lo que es mío!”
– ¡Está bien, te daré tu medio real, pero dile a esta fiera que se pare!

Y consintió el medio pollito en que el toro se parara y cobró su medio real de plata.

Y colorín colorado éste medio cuento se ha acabado.

 

Breve y en lunes… Día mundial de la narración oral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
36 ⁄ 18 =